Bonsais

Un bonsái es una réplica realista de la naturaleza a pequeña escala.

Encuentra tu bonsai ideal según dónde los quieres poner, el tiempo que le deseas dedicar y lo que puedes invertir en él.

Mostrando 1–20 de 45 resultados

Aprende algo más de los Bonsais

La palabra Bon-Si tiene su origen en Japón, y significa “Plantado en una maceta”, pero los bonsáis surgieron en China hace unos dos mil años,  siendo su cuidado una práctica llevada a cabo únicamente por la élite, y para muchos, pronto se convirtió en el símbolo que representaba la unión entre el Cielo y la Tierra o la Eternidad.

La historia del bonsai

Durante el Período Kamakura, el primer Gobierno Samurai, en Japón se adoptaron muchos aspectos de la cultura de China, entre ellos el arte del bonsai. Los primeros árboles que se cultivaron fueron aquellos que tenían formas extrañas de manera natural. Se consideraba que estos, tan peculiares, eran “sagrados”, ya que no podían ser utilizados para otros fines más prácticos.

Con los años, el arte y la práctica del bonsai fue cambiando, confluyendo. En Europa, el interés por el bonsai es relativamente reciente, y se cree que empieza a surgir en el siglo XX.

Beneficios de tener un bonsai… en resumen

Los bonsais son una proyección de la naturaleza a pequeña escala, y su cuidado, una práctica muy antigua que se ha mantenido hasta nuestros días por los múltiples beneficios que aporta, entre ellos, alcanzar un estado meditativo, la tranquilidad, y en conclusión, el “cuidado mutuo”. La poda se considera un arte, ya que permite deshacerse de lo que sobra para alcanzar un estado de mayor belleza.

Elige entre las distintas especies

Encuentra aquí muchas de las especies que existen: Zelkova, el Ficus Ritusa, el Carmona Microphila, el Sageretia, el Olivo, el Manzano, el Granado, el Cerezo, el Piracanta, el Acer Palmatum, el Cotoneaster, el Buxus, el Olmo o el Acebuche. Todas ellas de distintas edades, para que elijas la que más se adapte a ti y a tus circunstancias. Escoge de hoja perenne o caduca, de interior o exterior.

Cuando compras un bonsai no adquieres únicamente un objeto que contribuye a la estética de tu hogar, sino que es un ser vivo que puede acompañarte toda la vida y cuyo cuidado tranquilo se convierte en un ejercicio para equilibrar tu energía y alcanzar un estado más armonioso.